En nuestra sociedad, la importancia del dinero está presente todos los días, en casi todas nuestras actividades y nuestros hijos conviven con ello. Pero ¿cómo enseñar a los niños el concepto del dinero?

Los niños

Los expertos suelen señalar que es fundamental crear hábitos de conducta que los más pequeños introduzcan en su aprendizaje. Estos se pueden llevar a cabo a través de juegos y de una manera visual para que lo entiendan mejor. Es importante que tu hijo diferencie entre coste y valor y para ello hay que intentar cuantificar las cosas. Por ejemplo: puedes indicarle que dejar la luz encendida supone un gasto extra y que por ello, cada vez que lo haga, debe de poner un céntimo de su paga en una hucha. Parece un castigo pero es más una sanción simbólica. Es importante que enseñemos a nuestros hijos para qué es su paga y qué gastos debe cubrir. Además es fundamental que tengan un objetivo a largo plazo. Elige algo que les guste y les motive a ahorrar. Esta actividad se debería convertir en un hábito y no la deberían de asemejar a un sacrificio. Puedes dejarles que paguen ellos alguna cosa en la tienda. Como en todo, la práctica sirve de mucho.

Es importante que los niños sepan que el dinero tiene un límite y que si deciden gastarlo en una cosa, no pueden comprar la otra. Quizás si los padres practicamos con el ejemplo lo comprendan mucho mejor. Si les involucramos un poco en la organización financiera doméstica les ayudamos a comprender como aprovecharlo mejor, planificando sus gastos y su posible ahorro.

Según psicólogos infantiles a partir de los 7 años se les debe empezar a educar en relación al dinero. A los 12 años recomiendan introducir un proceso de enseñanza más complejo con el que ya puedan entender el valor y la dimensión real del dinero en nuestra sociedad.