Cada vez somos más los que emprendemos la aventura de comprar en Internet. La facilidad de no tener que desplazarnos o evitar la conglomeración de personas son sólo algunas ventajas que hacen que este servicio tenga un gran atractivo.


comprar en internet

Sin embargo, frente a estas ventajas, se encuentran determinados peligros derivados de navegar en la red que debemos tener en cuenta a la hora de comprar en Internet. No se trata de tener miedo, sino de ser conscientes de la realidad con estas tres claves:

¿Dónde comprar en internet?

Internet está lleno de tiendas virtuales, pero no debemos confiar en todas; hay algunas que consisten en meros fraudes que tienen como objetivo conseguir dinero o datos del consumidor.

Para asegurarnos de que la tienda en la que estamos interesados es un negocio real, debemos confirmar su domicilio y el número de teléfono que está a disposición de los clientes, así como tener en cuenta la reputación que tiene ésta entre los usuarios. Asimismo, debemos evitar utilizar redes públicas a la hora de hacer el pedido.

¿Qué comprar en internet?

Debemos tener cuidado a la hora de comprar un producto, prestando especial atención a la descripción del mismo y a la letra pequeña para saber cuáles son sus características y estado.

También debemos valorar el coste total del pedido. Puede que, en un principio, el precio parezca bajo, pero puede haber otros añadidos como gastos de preparación o envío. En este sentido, es importante que comparemos diferentes páginas para saber cuál es el mejor proveedor; las ofertas demasiado atractivas pueden no ser verdad.

¿Cómo comprar en internet?

Bajo ningún concepto debemos facilitar información financiera por correo electrónico o hacer transferencias bancarias. Los pagos debemos hacerlo mediante tarjeta de crédito, tarjeta de débito o PayPal, preferiblemente esta última. Si no tenemos una cuenta de este tipo, es mejor que utilicemos la tarjeta de débito, siempre y cuando no dispongamos de una gran cantidad de dinero.

Además, debemos guardar siempre todos los recibos que podamos, pues nos servirán para verificar la compra en caso de que se produzca un incidente con el pedido.