Con la llegada del otoño, se produce un cambio drástico en las temperaturas y tu cuerpo pide a gritos que empieces a cuidarte. La alimentación, junto al ejercicio, es uno de los puntos esenciales a tener en cuenta para lograr una vida sana.

 owoce

Hoy, traemos 5 consejos sanos, 5 alimentos ideales para tener una salud de hierro ahora que el buen tiempo se despide para dar paso a una rutina de frío:

Granadas

La “joya del otoño” cuenta con un poder antioxidante. Posee la capacidad de reducir el riesgo de ataques cardíacos, así como de mejorar el riego sanguíneo hacia el corazón. Además, es fuente de potasio, vitamina C y fibra.

Recomendaciones de consumo: en ensaladas o en zumos, mezclada con naranja.

Setas

Las setas poseen un alto nivel de proteínas, así como de sales minerales (fósforo, hierro y potasio). Como ventaja principal, favorecen la actividad nerviosa y cerebral y son perfectas para combatir la anemia.

Recomendaciones de consumo:

Arándanos

Estos frutos del bosque poseen un bajo nivel de azúcares y cuentan con la mayor cantidad de antioxidantes de todos los frutos del otoño. Se utilizan, sobre todo, para la prevención y tratamiento de enfermedades relacionadas con las vías urinarias.
Recomendaciones de consumo: en zumos, dulces o mermeladas. 

Berenjenas

La berenjenas tiene múltiples beneficios, entre los que destacan: posee una propiedad antioxidante; tiene un alto nivel en potasio y fibra; ayuda a proteger del cáncer de hígado; mejora la circulación; regula el tránsito intestinal.

Recomendaciones de consumo: en ensaladas, gratinadas o empanadas.

Uvas

Las uvas cumplen una función antioxidante, hidratante y protectora, ayudando en la lucha contra el envejecimiento del cutis. Se trata, por tanto, de una fruta ideal para quienes quieren una piel tersa y cuidada. Asimismo, cuidan el sistema inmunológico.

Recomendaciones de consumo: en zumos, cremas o pasteles.

 

Con estos 5 alimentos, daremos el primer paso en nuestro propósito de tener una vida sana. Porque no existe mejor sensación que la de saber que, gracias a nuestras acciones, nuestra salud corre menos peligro.