Para ahorrar existen mil trucos y como se dice ‘cada maestrillo tiene su librillo’. Pero hoy te queremos hablar del método del 50/20/30 ¿lo conoces?

Esta sencilla regla te ayuda a organizar tus ingresos. Su creadora Elisabeth Warren, profesora de la Universidad de Harvard, describe este método en su libro ‘All Your Worth: the Ultimate Lifetime Money Plan’. Como explica en su libro, lo principal es que cada persona conozca exactamente en que invierte su dinero, para poder tener un control.

Según su método, tienes que dividir tus ingresos en 3 porcentajes que se corresponden con un 50 % para tus gastos más básicos, un 20 % para tus ahorros y un 30 % para tus gastos personales.

50 % para gastos básicos

Estos gastos son tales como hipoteca o alquiler, facturas, alimentación…La autora de la regla es consciente que este tipo de gastos son imprescindibles, pero si logras reducirlos al 50% de tus ingresos mensuales, tendrás la mitad del camino hecho.

En este apartado, es importante distinguir entre gasto básico y capricho. Por ejemplo, las comidas fuera de casa o la televisión por cable se considerarían gasto de capricho. Hay que ser riguroso y delimitar muy bien los gastos básicos, ciñéndote a los que son imprescindibles para una buena calidad de vida.

20 % para ahorro

De primeras, un 20 % destinado al ahorro te puede resultar excesivo, pero al cabo de unos meses lo ahorrarás sin esfuerzo. Para que sea más sencillo, los expertos recomiendan que este 20 % lo guardes en una cuenta distinta. Un plan de pensiones o una cuenta de ahorro puede ser una buena manera de empezar.

30 % para los gastos personales

También podríamos decir, 30 % para tus caprichos. Seguro que esta es la parte que más te gusta. Pero al igual que te dijimos en el apartado de gastos básicos, tienes que saber distinguir muy bien entre básicos y personales.

Aunque pienses que no, en este apartado puedes incluir la factura del móvil con sus gigas, la televisión por cable, cenas y comidas fuera y otras actividades de este tipo.

Recuerda, lo más importante si quieres utilizar este método, es ser realista con el tipo de gastos para saber ubicarlo bien. Una vez hayas hecho la clasificación será pan comido.

Qué me dices, ¿te animas a ahorrar con el método 50/20/30?