Suele ser bastante habitual que en algún momento de la convivencia vecinal se produzcan daños e incidentes que atañen a tu vivienda pero también a la del vecino.

Hoy queremos hablar de cómo actuar si se produce un accidente y afecta a nuestros vecinos de comunidad.

Ya sea porque nosotros provoquemos un daño a nuestro vecino o viceversa, la manera de actuar es la misma. Lo primero es comprobar los daños, tanto en nuestro hogar como en el del vecino para así dar parte al seguro. Si el daño lo hemos provocado nosotros sobre nuestro vecino, nuestro seguro se deberá hacer cargo de reparar el daño en ambos hogares.

Mi vecino no tiene seguro:

Pero, ¿qué ocurre si el daño nos lo provoca un vecino que no tiene seguro?. Cuando esto ocurre, nos puede ocasionar más de un quebradero de cabeza. Aunque se resuelve de la misma manera que cualquier otro incidente. Si en nuestra vivienda tenemos un daño que haya sido provocado por uno de nuestros vecinos, deberemos dar a parte a nuestro seguro. Este se encargará de asesorarnos, reclamar y de realizar las acciones pertinentes para su solución. Lo primero de toso será que nuestro vecino repare el daño en su vivienda para que no se vuelva a producir. Acto seguido, ya podrás proceder a reparar el daño en tu vivienda.

Daño provocado por la comunidad:

Otro caso puede ser que tengamos un daño en nuestra vivienda pero que no haya sido producido por un vecino sino por un elemento común del edificio. En estos casos el seguro de la comunidad se debería hacer cargo de la reparación en nuestra vivienda. El procedimiento sería el mismo, avisar a nuestro seguro de lo ocurrido y que éste se encargue de tramitar todo lo referente a la reparación de los desperfectos.

Ninguna de las partes posee un seguro:

Un tercer caso que se puede dar entre vecinos es que ninguno de los dos tenga un seguro. En este caso, habrá que comprobar de dónde viene el problema. Para ello, se deberá contratar a un abogado que solicite a un perito la comprobación de la procedencia de la avería que ha provocado el daño. Si no se realiza esta peritación, será complicado reclamar los costes de la reparación al vecino que la provocó.

Como puedes ver, este tipo de problemas que todos sufrimos alguna vez son más fáciles de resolver si se cuenta con un buen seguro de hogar que se encargue de todo el proceso por nosotros.