¿Sabías que los accidentes domésticos suponen la cuarta causa de mortandad en Europa? Según los datos recogidos en un estudio elaborado por FACUA, cada 24 segundos se produce un accidente doméstico en España; siendo los niños menores de 5 años, las personas mayores de 65 y las mujeres mayores de 45 años los colectivos más vulnerables. Además, los escenarios más conflictivos son, en orden de importancia, la cocina, el dormitorio, la sala de estar y, por último, el jardín.

Cuando traspasamos la puerta de nuestro hogar, nos sentimos seguros y protegidos. Sin embargo, y sin necesidad de ser alarmistas, nuestra casa encierra múltiples riesgos que, en múltiples ocasiones, se transforman en situaciones reales de peligro. Un traspié en la ducha, un accidente eléctrico o incluso pequeños incendios cuando dejamos aflorar nuestras dotes culinarias; actos simples y cotidianos que pueden acarrear graves consecuencias para nuestra seguridad. Por este motivo, es importante contar con una red de protección que nos recoja y cubra en el caso de que algo salga mal bajo nuestro techo.

Golpes, caídas, heridas, intoxicaciones, envenenamientos, asfixia y electrocución lideran el ranking de los accidentes domésticos más comunes. ¿Quién no se ha pillado los dedos con una puerta o se ha quemado con aceite hirviendo? Aunque seamos las personas más precavidas del mundo, nunca podemos estar en alerta las 24 horas del día.

¿Por qué contratar un seguro de accidentes?

En cambio, sí podemos sentirnos más protegidos si contamos con un seguro de accidentes o un seguro de hogar que nos ponga a cubierto de este tipo de incidencias, cubriéndonos en el ámbito personal en el caso de invalidez permanente, incapacidad temporal o, incluso, asistencia domiciliaria, incluyendo la asistencia médica urgente o la asistencia sanitaria a domicilio.

Un seguro con una buena cobertura se haría cargo del traslado a un hospital, la consulta médica y los gastos derivados de la misma, siempre y cuando esté contratado. Además, si incluimos la responsabilidad civil en nuestro seguro del hogar, no solo protegemos a nuestra familia sino a cualquier visitante que tenga un percance en nuestra casa.

Si un vecino se accidenta en nuestro hogar y, por algún casual, nos demanda como propietarios de la vivienda, teniendo contratado un seguro con responsabilidad civil, podemos estar tranquilos. Santalucía nos asesorará jurídicamente y defenderá nuestros intereses.

¡No esperes a que sea demasiado tarde para preocuparte por la seguridad de los tuyos! En santalucía podemos cubrirte en caso de accidente doméstico, adaptándonos a las necesidades de tu familia y de tu hogar. La prevención es el mejor seguro.