Todavía queda mucho verano por delante y tenemos que estar preparados para los incidentes que nos puedan surgir estando de vacaciones. Los más habituales son los que ocurren en las playas. ¿Quieres saber cuáles son y cómo actuar? Te lo contamos:

¿Qué accidentes pueden ocurrir en la playa?

Ir a la playa es sinónimo de disfrute y vacaciones, pero también entraña algunos peligros como:

  • cortes de digestión
  • quemaduras
  • picaduras
  • ahogamientos

¿Qué hacer?

Anteriormente, hablábamos sobre cortes de digestión, qué son y cómo evitarlos. Recuerda, el mejor consejo para prevenir este accidente es meterse poco a poco en el agua y en caso de notar un mareo, salir.

Las quemaduras también pueden pasarte factura este verano. Cierto es, que cada vez estamos más concienciados con el cuidado de la piel y protegernos para prevenir los efectos de un melanoma. Pero, pese a esto, todavía hay gente que utiliza una protección baja, no se aplica bien la crema, no repite su aplicación, toma el sol en las horas centrales del día…Estos hábitos pueden ser muy perjudiciales para tu piel y basta con tomar unas mínimas precauciones para prevenir las quemaduras del sol.

En verano es muy habitual sufrir alguna picadura, las más inofensivas son las de los mosquitos, pero en la playa podemos sufrir otro tipo de picaduras como las de las medusas o las del pez escorpión o pez araña

En el caso de sufrir una picadura de medusa debemos limpiar la zona con agua salada o suero fisiológico, no con agua dulce. Aplicar frío durante un tiempo y retirar si quedan restos de medusa. Es importante no frotar la picadura con la toalla. Acude al puesto de socorrismo para que te examinen la picadura y evalúen si necesitas ir a un centro de salud.

Las picaduras del pez escorpión o pez araña son muy dolorosas. Estos peces se encuentran semi enterrados en la arena y te pican cuando, sin darnos cuenta, los pisamos. Si te pica este pez, aplica amoniaco a la zona, ya que alivia el dolor y mitiga los síntomas. Después acude al centro de salud más cercano para que te examinen la picadura porque su veneno puede provocar vómitos, inflamación, fiebre e incluso insuficiencia respiratoria.

Los ahogamientos también son frecuentes en verano, aunque en menor medida. Estos se suelen dar por mareos y desvanecimientos en el agua, pero, sobre todo, por bañarse en zonas no permitidas. Recuerda hacer caso siempre a los socorristas y bañarte en las zonas habilitadas, así no pondrás en riesgo tu vida ni la de los demás.

Ahora ya estás preparado para ir a la playa y disfrutar sin ningún contratiempo.