No hay ni una persona en el mundo a la que no le dé miedo la siguiente frase: Tenemos que ahorrar. Es un momento difícil, pero hay algo que pocos saben: lo difícil es empezar; luego, es pan comido. Por eso, hoy, desde santalucía, ahorra con estos 4 consejos básicos que harán que eso del ahorro no sea más que una acción diaria a la que te acostumbrarás en un abrir y cerrar de ojos.

Primer paso: ¿a dónde se va tu dinero?

Es imposible que ahorres si no sabes en qué gastas tu dinero. Por ello, es importante que, cada mes, apuntes qué gastas y en qué. Luego, tendrás que categorizar toda esa información para ver qué actividad es con la que menos se ahorra.

Segundo paso: ¿en qué puedes gastar el dinero?

Con la información anterior, puedes elaborar un presupuesto en base al dinero del que dispones cada mes. Eso sí, ¡debes tener precaución! Ahorra para contar con fondos de reserva por si tuvieses algún problema imprevisto.

Tercer paso: ¿por qué quieres ahorrar?

Es importante que tengas claro cuál es tu meta. ¿Quieres ahorrar para irte de vacaciones, para comprar una casa o para que tu hijo pueda ir a la universidad? Tener un objetivo concreto te permitirá saber cómo y cuánto debes ahorrar cada mes.

En esta planificación, también debes tener en cuenta en cuánto tiempo quieres alcanzar este objetivo. En función de esto y del dinero que necesites, sabrás cuánto dinero debes guardar cada mes.

Cuarto paso: ¿cómo puedes ahorrar?

Si ya sabes cuáles son tus ingresos, tus gastos y tus objetivos, toca hacer cuentas para ver qué puedes eliminar o reducir de tu día a día para conseguir ahorrar. Este ahorro debería suponer, aproximadamente, el 10-15% de tus ingresos. Puede parecer un sacrificio enorme, pero, con el tiempo, lo agradecerás.