En los tiempos que corren donde el bolsillo es una de nuestras mayores preocupaciones es importante no caer en el consumismo del supermercado. Hacer la compra semanal puede suponer un gasto muy elevado dentro de nuestra economía familiar.

shutterstock_290626766

Para evitar gastar más de lo necesario es interesante que consideremos unas cuantas reglas:

Realiza una buena previsión de comidas y comensales

Si haces una buena planificación de los menús que vais a comer en casa durante la semana es probable que ahorres unos cuantos euros. Muchas veces como no tenemos claro qué cocinar, ni cuantos vamos a ser en cada comida, recurrimos a comprar alimentos innecesarios por si acaso.

Controlar la caducidad de los productos

Cuando estés en el supermercado intenta meter en el carro productos con mayor rango en la fecha de caducidad. Normalmente están colocados en la parte de atrás de las estanterías.

Comprar pocos alimentos perecederos

Comprar los alimentos perecederos que sepamos fijo que vamos a consumir en los dos o tres siguientes días. Estos productos como la carne, el pescado, la verdura y la fruta requieren un mayor cuidado para evitar que se estropeen.

Aprovecha todos los alimentos

No tirar ningún alimento. Utilizar aquellos que están a punto de caducar para hacer otras comidas o postres. Por ejemplo, un yogurt que caduque se puede utilizar para hacer una crema o un bizcocho. Otras sobras como guisos o embutidos se pueden utilizar para hacer unas estupendas croquetas caseras.

Estipula un presupuesto fijo

Márcate un presupuesto concreto a la semana. Así tendrás que ceñirte a ese dinero y no cargarás con cosas innecesarias.

Compra con el estómago lleno

Está demostrado que si realizas la compra sin nada de hambre llevarás menos alimentos en tu cesta. Normalmente el apetito nos hace comprar caprichos no necesarios en el día a día.

Evita ir acompañada de los niños

Si tienes la posibilidad de hacer la compra sin los pequeños, lo notarás en la cuenta del supermercado. Los niños tienden a querer productos comerciales que no son imprescindibles y aumentarán tu gasto. Casi nadie nos resistimos a darles esos caprichos de los que después nos arrepentimos.

 

Si mantienes una buena organización, controlas los impulsos típicos del consumismo y marcas las necesidades alimenticias de tu hogar ahorrarás dinero todos los meses. Pero normalmente todos los meses hay algún evento especial y nuestro objetivo se descompensa. Nuestro seguro de ahorro te garantiza poder tener algunos ahorros en un depósito como inversión por si fuera necesario tirar de ellos. ¡Nunca se sabe!