Todos conocemos los diferentes retos para ahorrar más, pero ¿sabías por qué ahorrar también puede ser una práctica mental? La psicología de tu mente te puede ayudar en muchas ocasiones.

Ahorrar. Una práctica mental

Estos son los mejores consejos para que tu mente piense en ahorrar.

Cuando vas a comprar algo, piensa detenidamente cuántas horas de trabajo supone ganar lo que vas a pagar.

Cuando vayas a hacer la compra vete con el estómago lleno. ¿Parece una tontería verdad?, pues no lo es; cuando no tienes hambre compras menos y solo te llevarás lo necesario para tu casa. Además, procura no dejarte llevar por la música de los grandes almacenes. Suele estar pensada para que te relajes, te quedes y compres más.

Evita las compras compulsivas pensando realmente lo que te interesa ese producto. Por ejemplo, piensa que si alguien te diera a elegir ese regalo o el dinero que cuesta, qué elegirías…probablemente te quedarías con la cantidad de dinero. Si utilizas una tarjeta pre-pago y ves en el instante cuánto te gastas y cómo van tus finanzas también te ayudará a gastar menos.

Haz que ahorrar sea divertido. Hoy en día existen muchas aplicaciones que te ayudarán de forma divertida. Una de ellas es Fintonic, que por lo menos te ayudará a gestionar mejor tus ahorros.

Piensa en tu jubilación. Normalmente si no pensamos en el futuro resulta complicado ahorrar. Quizás si piensas en tener una jubilación más holgada te puede ayudar. Puedes llevar a la práctica varios retos como por ejemplo el reto de ahorrar durante 52 semanas: la idea es que la primera semana guardes 1 euro, la segunda 2, la tercera 3…y así sucesivamente.

Y si piensas en tu futuro, santalucía te ofrece el mejor plan de ahorro. Es una manera práctica de invertir en tu futuro y además conseguir ventajas fiscales. Ahorrar no es tan difícil si te lo planteas con ganas e ilusión.