La mayor parte de nuestra vida la pasamos trabajando. Trabajamos para sobrevivir, trabajamos para vivir. Trabajamos para pagar las facturas, para mantener a nuestros hijos o para poder permitirnos esas vacaciones que tanto deseamos y merecemos.

Sin embargo, llega un día en que tenemos que poner punto y final a nuestra etapa laboral y, con la llegada de la jubilación y un sistema de pensiones cada vez más frágil, se hace evidente la necesidad de contar con un plan B: dinero ahorrado por nosotros mismos.

Según el Instituto Aviva de Ahorro y Pensiones, un español tiene que ahorrar, aproximadamente, 7.700 euros cada año para que, cuando llegue la jubilación, conserve su estilo de vida o, al menos, evite las dificultades económicas. Por ello, es importante que ahorremos.

¿Cómo podemos ahorrar?

La forma en que ahorremos es personal; debe adaptarse a las condiciones de cada persona. No obstante, podemos recurrir a consejos que nos faciliten la vida cada día:

¿Y cómo nos enfrentamos a la jubilación?

Para comenzar con el proceso de jubilación, debemos rellenar el modelo de solicitud del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) con los datos que se nos pidan: DNI, libro de familia y el número de la cuenta corriente, entre otros. Este informe debemos entregarlo en los centros de atención e información de la Seguridad Social del INSS.

Pasadas las 24 horas, aproximadamente, recibiremos un mensaje que nos confirme la prestación. Esta misma notificación la recibiremos días después por correo certificado, y supone el comienzo de nuestra más que merecida jubilación con los ahorros que, durante tantos años, hemos conseguido con esfuerzo.

 

En santalucía, sabemos que ahorrar puede suponer todo un reto. Por ello, ofrecemos diversos planes de pensiones, cada uno adaptado a las condiciones y necesidades de cada persona. Sé precavido, no te lances a la aventura y opta por tener un futuro planificado; un mejor futuro.