Cuando llegue nuestra jubilación, querremos aprovechar el tiempo como nunca antes lo hemos hecho. Por ello, es importante que sepamos con antelación cuáles son nuestras opciones.

jubilación

¿Qué hago cuando llegue mi jubilación?

La jubilación, aunque parezca raro, puede constar, a grandes rasgos, de tres partes:

I. Preparación

Aunque estemos cansados del trabajo, es posible que nos sintamos tristes cuando llegue nuestra jubilación. Por este motivo, es importante que nos preparemos mentalmente para cuando llegue hora de decir adiós a la etapa laboral. En algunas ciudades, los futuros jubilados ya pueden acceder a cursos de preparación a la jubilación.

Esta nueva etapa será diferente, pero no tiene por qué suponer un problema. Hay quienes aseguran que, con la jubilación, llegan los mejores años de nuestra vida. ¿No eran los de la universidad? ¡Parece que no!

II. Activación

Es muy importante que la jubilación vaya acompañada de una vida activa. Esto no quiere decir, sin embargo, que tengamos que hacerlo todo desde un primer momento. Lo ideal es que, al principio, nos adaptemos a la nueva situación, poco a poco. Para ello, podemos dedicar nuestro tiempo a nuestros hobbies favoritos.

A lo largo de este tiempo, también es recomendable que nos fijemos nuevos objetivos: proyectos personales, viajes, cursos, etc. La clave es encontrar actividades que nos aporten motivación, ¡que es el motor principal!

III. Dedicación

Aquí llega un complemento si el punto anterior no es suficiente para nosotros. Es importante que nos cuidemos a nosotros mismos, pero también podemos ayudar a otros. En este sentido, podemos aprovechar para realizar, por ejemplo, actividades de voluntariado.

¡O más sencillo! A veces, sólo basta con mirar a nuestro alrededor para encontrar una nueva forma de vida. Quizás, es momento de recuperar el contacto con viejas amistades, resolver “problemas” del pasado, pasar más tiempo con la familia…; pequeñas cosas que nos ayuden a sentirnos realizados.

Sean cuales sean nuestros objetivos y expectativas, todas las jubilaciones tienen algo en común: debemos prepararnos para lo que venga. Por eso, es importante contar con un buen fondo que nos permita disfrutar cuando llegue esta nueva etapa, y todo comienza con un Plan de Pensiones.