Llega un día en la vida de todos los padres en la que sus hijos, sin avisar, les cuentan que de mayor quieren ser ingeniero. ¡O médico! ¡E, incluso, astronauta! Y, con ello, comienzan los miedos: “¿Podremos pagarles las carreras que desean? ¿Estaremos preparados para construirles un buen futuro?”.

shutterstock_315201215

Hoy, os ofrecemos una guía esencial a seguir para que, vayan o no a la universidad, quieran un coche o un piso de ensueño, tus hijos puedan optar a un futuro mejor.

 

Primer paso: la previsión

Dice una expresión popular que “más vale prevenir que curar”. No sabes si tu hijo irá a la universidad o encontrará otra salida profesional, pero es recomendable que, desde el momento en que llore por primera vez, comencemos con el ahorro de su futuro. Así, tendremos, aproximadamente, 18 años para reunir todo el dinero posible.

 

Segundo paso: la estimación

Es posible que tu hijo cambie de opinión cada año, mes y, por qué no, día. Puede que el niño que siempre ha soñado con curar a las personas termine diseñando grandes y lujosos edificios. Sea como fuere, debes tener un plan establecido, basado, entre otros, en las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es el precio medio de una carrera? Nota: el coste anual puede ir desde los 700€ hasta los 21.000€, en función de la carrera y del tipo de universidad
  • ¿Cuánto puede costar la estancia lejos del hogar familiar?
  • ¿Cuál es el precio medio de un máster o doctorado? 

 

Tercer paso: los objetivos

Una vez calculado el precio de los puntos anteriores, aproximadamente, nos toca dividir el coste total entre el tiempo del que disponemos para ahorrar para saber cuánto debemos ahorrar cada año o mes, según creamos conveniente.

 

Cuarto paso: el plan de ahorro

Con todas las cifras y plazos en nuestra cabeza, sólo nos queda elegir la opción de ahorro que mejor se adapte a nuestra situación:

  • Cuentas de ahorro
  • Depósitos a plazo fijo
  • Fondos de inversión
  • Productos de seguro-ahorro, etc

 

En santalucía, sabemos que no existe mayor preocupación para un padre que el futuro de sus hijos. Por eso, ofrecemos nuestro Seguro de Ahorro “Mi Primer Ahorro”, diseñado para hacer frente a viajes de estudios, estudios en la universidad o la compra del primer coche. Porque el futuro puede ser como tú quieras; sólo necesitas verlo.