Con la era digital, cada vez contamos con más información privada en la red, con lo que es necesario contar con una protección que nos asegure la privacidad de estos datos: la ciberseguridad.

¿Qué es la ciberseguridad? De forma sencilla, consiste en proteger toda tu información digital frente a las posibles amenazas que lleguen hasta ella.

shutterstock_323944457

Hoy, os ofrecemos consejos básicos para que la información más secreta que poseas esté a buen recaudo:

Los niños, el principal objetivo

Si tienes hijos, debes hacerles entender que no deben hablar nunca con desconocidos a través de Internet ni darles información como su nombre, el sitio donde vive o un teléfono de contacto.

Asimismo, tienen que saber que nunca deben compartir contraseñas, sean del tipo que sean -ni siquiera con sus amigos- con el fin de aumentar la seguridad de la información privad; sólo los padres deben tener acceso a éstas.

Defensa contra las amenazas

Antes de navegar por Internet por primera vez, es imprescindible que instales un antivirus que te proteja de todos los archivos corruptos -es decir, aquellos que no traerán nada bueno a tus dispositivos-. De esta forma, tu ordenador o tableta, entre otros, estarán seguros.

El alcance de las redes sociales

Es importante que en redes como Facebook, Instagram o Twitter configures tu perfil para determinar qué nivel de privacidad deseas.

Si abres tu perfil a todo usuario en la red, disminuirá tu privacidad y, con ello, estarás menos protegido ante posibles amenazas (acoso, chantaje…). Piensa bien antes de tomar una decisión.

Fuentes fiables

Ya sea para descargar un programa o realizar una transferencia a través de Internet, debes recurrir a páginas oficiales con el objetivo de asegurarte de que no se trata de un intento de estafa. ¡Cuidado a la hora de introducir información privada!

Contraseñas variadas

No utilices la misma contraseña en todas tus cuentas, pues corres el riesgo de que, descubriéndola en un sitio, alguien pueda acceder al resto de cuentas (redes sociales, seguro, banco…).

La contraseña más segura es aquella que, además de extensa (8-10 caracteres), incluye letras, mayúsculas y minúsculas, números e incluso símbolos si se permiten.

 

Con estos consejos, y prestando especial atención a toda la información que ofreces en la red, estarás protegido ante cualquier amenaza o, al menos, no tan expuesto. Porque no hay nada tan importante como tu seguridad.