De vez en cuando nos gusta desconectar de nuestra rutina diaria. Una de las prácticas de ocio que más nos gusta en España es comer fuera de nuestro hogar con nuestros amigos y conocidos. A veces, no es sólo cuestión de ocio, si no de necesidad. ¿Te gusta comer fuera de casa pero necesitas ahorrar? Hoy, en santalucía, te ofrecemos unos consejos para que hacerlo no te suponga gastar mucho dinero.

comer fuera de casa y ahorrar

Comer fuera de casa sin gastar demasiado

Visita bares en vez de restaurantes, sobre todo, cuando decidas comer a la carta. Además de hacerlo por menor precio, normalmente la comida es más casera y está más elaborada.

Recuerda que si tomas el menú diario, también, comer fuera de casa, te saldrá más barato. Hoy en día hay menús ejecutivos que son ofrecidos a precios bastante apetecibles. Además, actualmente, se ofrecen menús tan completos, que incluso los puedes compartir. Otra opción es comer de raciones.

Localiza en las webs promocionales ( groupon o grupalia, por ejemplo) e incluso en las webs de los establecimientos las ofertas que ofrezcan de vez en cuando. El tiempo que te supondrá no será excesivo y sin embargo, ahorrarás bastante dinero.

También, es importante que aproveches los cupones de descuento que sueles encontrar en tu buzón de correos. Los restaurantes de comida rápida suelen repartirlos todas las semanas. Suelen ser descuentos promocionales. Puede que se trate de un ahorro mínimo, pero poco a poco, verás cómo habrás ahorrado algo de dinero, a pesar de comer fuera de casa.

Otra opción, es comprar tu comida en las tiendas de servicio o en los kioskos de gran surtido. Estos establecimientos ofrecen comidas ligeras y livianas como los sandwiches. Este tipo de comida tendrán un precio insuperable.

Pero, no sólo tienes que fijarte en el precio de la comida y descuidar las bebidas. Debes mirar que no inflen el precio de la bebida para compensar la bajada de la comida. Es una manera común de ganar lo que se deja de cobrar en los almuerzos.

Como ves, comer fuera de casa se puede convertir en una práctica nada cara. Solamente tienes que tener un poco de precaución y notarás como el ahorro de tu hucha irá aumentando.