Durante las vacaciones se crea un clima de tranquilidad absoluta. Lejos del estrés de la rutina diaria, la vida parece mucho más placentera de lo que es en nuestro día a día.

El problema llega cuando eres consciente de que este estado de relajación no es eterno. Tarde o temprano, toca volver al trabajo, y no hay nada más importante que afrontarlo con buen humor.

shutterstock_168047462

1. Tómatelo con calma

Afronta la vuelta al trabajo como un descanso de tus vacaciones. Vuelve con ganas y con decisión, pero no conviertas tu jornada laboral en un suplicio. Ve poco a poco y, casi sin darte cuenta, volverás al ritmo de trabajo que tenías antes de coger esos días de vacaciones.

2. Disfruta de tus hobbies

Volver al trabajo no significa renunciar a aquello que más te gusta. El día dura 24 horas y, si restamos las 8 horas que deberíamos dormir, nos quedan otras 16 para todo aquello que necesitemos.

Aprovecha para ir al cine, pasear, ver series, ir de compras o tomarte un cerveza bien fría en tu terraza favorita. ¡Hay tiempo para todo!

3. Vigila tu alimentación

Seguramente, has estado gran parte del año cuidando tu alimentación para poder disfrutar durante tus vacaciones sin remordimiento, pero ahora toca volver a comer sano; no sólo por perder esos kilos -no pasa nada si no quieres perderlos-, sino por tener una dieta saludable.

4. Haz ejercicio

Si no eres de los que hacen deporte con frecuencia, hacer ejercicio es buena opción para mantener la mente despejada y, sobre todo, para retomar la rutina con energía. Además, en relación al punto anterior, ¡podrás librarte de esos kilos de más que has cogido en verano!

5. Proponte nuevos objetivos

Establecer nuevas metas puede ayudarte a encontrar la motivación necesaria para hacer frente al fin de las vacaciones. Elige un objetivo y ponte en marcha para alcanzarlo.

6. Comienza a organizar tu próxima escapada

Si todo lo anterior no es suficiente para ti, siempre puedes conformarte con pensar en tu próximo descanso.

¡No tienes que esperar a que sea verano! Si tu trabajo te lo permite, bastará una escapada de fin de semana para relajarte y recobrar energía. Porque todos sabemos que los lunes pueden ser muy difíciles de llevar.