En el momento en que te pones a revisar un seguro de hogar, te asaltan las dudas. Somos conscientes que a veces se utilizan palabras y expresiones técnicas, que pueden llegar a entorpecer la comprensión. Por este motivo, hoy te vamos a explicar dos conceptos básicos del seguro de hogar: Continente y Contenido.

¿Qué entendemos por Continente?

Por Continente, en el seguro de hogar, se entienden los elementos de la construcción y estructura de una vivienda o edificio. Está compuesto por todas las partes que integran la casa y que no se pueden extraer sin que el edificio se dañe.

La construcción principal: cimientos y muros, forjados, vigas y pilares, paredes, techos y suelos, cubiertas y fachadas, puertas y ventanas.

Las construcciones accesorias: armarios empotrados, chimeneas.

Las instalaciones fijas: como las de extinción de incendios, de protección contra robo, de agua, gas, electricidad, telefonía, energía solar, calefacción y refrigeración, incluidos calderas, radiadores y aparatos de producción de frío que estuvieran instalados de forma permanente, elementos sanitarios, antenas de radio y televisión.

Aquellos bienes que no puedan separarse de la superficie que los sustenta, sin causar deterioro al propio bien o a la citada superficie.

También quedan incluidas, siempre que sean propiedad del asegurado:

Los muros de contención; las vallas, muros, cercas y verjas que sirvan de cierre y circunden el perímetro del terreno donde se halla ubicado el Continente asegurado.

Las instalaciones de ornato o decoración (pinturas, papeles pintados, madera, escayolas, entelados, moquetas, parqué y toldos), excepto pinturas murales con valor artístico o histórico, con tal de que estén adheridas a los suelos, techos y/o paredes, formando parte del Continente asegurado.

Las zonas de recreo y deportivas, tales como piscinas, pistas de tenis y cualquier otra instalación fija similar, cuyo uso y disfrute se derive de la propiedad de la vivienda objeto del seguro.

Las dependencias de la vivienda, como garajes y trasteros, situadas en la misma finca donde se encuentre el Continente asegurado.

¿Qué es el Contenido?

Por Contenido, nos referimos al conjunto de bienes característicos del hogar que se hallan dentro de la vivienda y que sean de la propiedad del propietario. Contenido comprende bienes como muebles, electrodomésticos, ropa, víveres, ajuar doméstico, objetos de uso personal y demás enseres y animales domésticos.

Asimismo, se considerarán incluidos en el Contenido los enseres domésticos propiedad del asegurado situados en dependencias, como garajes no comunitarios y trasteros, ubicados en la misma finca, o en jardines o patios de uso exclusivo del Asegurado.

Dentro del contenido hay que hacer una mención especial a los considerados “objetos de valor especial” que son:

  • Colecciones de cualquier tipo.
  • Cuadros, tapices u otros objetos con un valor histórico o artístico y un valor unitario superior a 1.600 euros.
  • Artículos de piel con un valor unitario superior a 1.600 euros.
  • Joyas cuyo valor supere el 10% de la suma asegurada para el Contenido.
  • Coches, motos, caravanas…situados en la vivienda.
  • Bienes de terceras personas que se encuentran en la vivienda.

Este tipo de objetos de valor especial no está incluido dentro la póliza, a no ser que se haga un pacto de forma expresa para ello y se incluyan.

Esperamos que te hayan quedado claros estos dos términos. Recuerda que, si tienes cualquier tipo de pregunta o duda sobre los seguros de hogar, puedes contactar con nosotros a través de nuestra web.