A la hora de hacer frente a un imprevisto que afecte a nuestra salud, un botiquín de primeros auxilios desempeña un papel importante. Si bien es imprescindible acudir al médico (seguro privado o seguridad social) para que certifique que no corremos peligro, contar con materiales o medicamentos en el momento necesario puede marcar una gran diferencia.

First Aid Kit.

Hoy, en santalucía, os enseñamos qué debe contener un botiquín de primeros auxilios:

Material para curas

Incluye todos aquellos materiales utilizados para tapar o limpiar una herida y detener una hemorragia: 

  • Gasas
  • Tijeras y pinzas
  • Suero fisiológico
  • Jabón
  • Guantes desechables y estériles
  • Apósitos: tiritas, vendas, esparadrapo…
  • Alcohol etílico: se utiliza para desinfectar los materiales usados para curar una herida.

Medicamentos

Siempre con conocimiento sobre los mismos:

  • Antiinflamatorios: ibuprofeno
  • Pomada para las picaduras
  • Crema para posibles quemaduras
  • Analgésicos-antitérmicos: paracetamol, aspirina…
  • Suero oral para la rehidratación
  • Antidiarreicos

Otros

  • Termómetro
  • Lista con los números de emergencia
  • Linterna y pilas 

Consejos generales

El Dr. Ignacio Ferrando, director de Programas Médicos de Sanitas, recomienda tener en cuenta los siguientes consejos:

  • El botiquín debe estar en un lugar sin calor, luz y humedad
  • Los medicamentos deben conservarse en su embalaje original con el objetivo de identificarlos rápidamente, pero también para comprobar sus fecha de caducidad
  • Los medicamentos caducados o a punto de caducar se deben reemplazar por otros nuevos
  • Si viajamos lejos, se recomienda llevar la tarjeta sanitaria por si debemos recibir asistencia médica

Con todo lo anterior, podremos llevar a cabo unos primeros auxilios, no sin olvidar que, acto seguido, debemos visitar a un médico que nos examine detenidamente con la mayor brevedad posible.

 

En santalucía sabemos que, cuando hablamos de salud, cada segundo cuenta. Por eso, ofrecemos diversos Seguros de Salud, seguros médicos con profesionales y tratamientos personalizados que cubran nuestras espaldas cuando lo necesitemos. Porque nunca sabemos qué va a suceder en nuestras vidas, pero sí podemos estar preparados ante lo que pueda venir.