Desconectar del trabajo en vacaciones

Cada día es más complicado desconectar del trabajo durante las vacaciones. Smartphones, acceso al correo electrónico, WhatsApp…existen mil maneras de contactar con las personas inmediatamente. A veces puede ser una ventaja, pero de vez en cuando conviene desconectar por completo.

Las vacaciones son muy necesarias, tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente. Algunas personas tienen la habilidad de ser capaces de desconectar nada más salir por la puerta, en cambio, a otras les cuesta un poco más. Es por ello, que es importante que durante las vacaciones solo piensen en disfrutar de su tiempo y no en problemas y asuntos del trabajo.

Si eres uno de los que todavía no ha disfrutado de todas sus vacaciones, te damos unos pequeños consejos para que la desconexión sea total y regreses a tu puesto con las pilas bien cargadas:

1. Planifica bien tu periodo de vacaciones. No nos referimos a que tengas organizado tu viaje, sino a que dejes bien cerrados todos los asuntos pendientes que puedas tener en el trabajo. Irte de vacaciones sabiendo que no dejas nada pendiente, hará que no estés pendiente del trabajo y puedas disfrutar plenamente de tu tiempo libre.

2. Delega y planifica con tu equipo. Para muchas personas dejar todos los asuntos pendientes cerrados es muy complicado o imposible, por ello, lo mejor es delegar en tu equipo. Deja resuelto todo lo que sea posible y planifica bien con tus compañeros los temas pendientes para que ellos en tu ausencia sean capaces de resolverlos sin necesidad de acudir a ti. Recuerda que el trabajo en equipo siempre ayuda.

3. Apaga el móvil. Sabemos que esta cuestión es muy difícil y pocos la realizan, pero si no lo apagas, por lo menos no estés pendiente de él constantemente. Revisa el móvil lo menos posible, márcate unos momentos en el día para ello (si eres de esas personas que no pueden desconectar del todo). Poco a poco, te irás dando cuenta de los beneficios que para tu mente y cuerpo provocan el no estar colgado del Smartphone.

4. Realiza una escapada. No hay mejor manera de desconectar que haciendo una escapada. Ya tengas solo un fin de semana o quince días. Si cambias tu rutina y te escapas a algún sitio durante tus descansos o vacaciones, te parecerá que el tiempo cunde mucho más y la desconexión es mucho mayor.

¿Preparado para poner en marcha alguno de estos consejos? Te aseguramos que poco a poco irás descubriendo los beneficios de desconectar en vacaciones y tu día a día en el trabajo será mucho más llevadero. Todavía queda verano por delante ¡aprovéchalo!