Es posible que hayas comenzado una dieta equilibrada y, aunque te esté costando, le estés dando una oportunidad al ejercicio. Pero… ¿sabías que hay más formas de alcanzar esa vida saludable que tanto deseas?

Hoy, desde santalucía, te contamos cuáles son los principales beneficios físicos, mentales y emocionales del yoga. ¡Presta atención!

Beneficios físicos

  • Mejora nuestro físico. Las asanas (ejercicios físicos) nos ayudan en nuestra tarea de perder peso y tonificar las diferentes partes de nuestro cuerpo.
  • Determina nuestra alimentación. Con el yoga, aprendemos a conocer qué alimentos son los que mejor sientan a nuestro cuerpo, así como el momento en que debemos consumirlos.
  • Aumenta nuestra flexibilidad y corrige nuestra postura, gracias a los diferentes estiramientos que se realizan.
  • Mejora nuestro sistema. Las diferentes posturas de yoga masajean nuestros órganos y, además, nos permiten fortalecer nuestro sistema muscular. 
  • Nos confiere energía. Después de un día muy duro, diez minutos diarios de yoga nos pueden ayudar a sentirnos renovados y llenos de energía.

Beneficios mentales

  • Estabiliza nuestras emociones. Nos ayuda a ver la vida de otra forma y nos permite aislar las alteraciones del día a día. Con ello, se refuerza nuestra autoestima.
  • Mejora nuestra concentración. Las diversas posturas de yoga nos permiten aumentar, no sólo nuestra concentración, sino la atención y la memoria. 
  • Aumenta nuestra capacidad intuitiva, con lo que podemos llegar a ser capaces de establecer, casi sin darnos cuenta, de qué, cuándo y cómo debemos hacer determinadas cosas. 
  • Mejora nuestro bienestar. Con el yoga, se liberan endorfinas, con lo que se eleva nuestra sensación de placer.
  • Mejora el sueño. Cuando hacemos yoga, se equilibran la melatonina y la serotonina, que se ocupan de regular el sueño y el humor, respectivamente, por lo que mejora la calidad del sueño.