Para gozar de buena salud es necesario un descanso apropiado. Descubre los malos hábitos que no te dejan descansar bien y retíralos de tu vida. Muchas veces no somos conscientes de que las horas de sueño y descanso pueden evitar el estrés durante el día.

Empieza a descansar bien:

  • No cenes demasiado. Una cena copiosa hará que tu cuerpo no descanse como debe. Una digestión pesada puede evitar conciliar bien el sueño. Deberías evitar varios alimentos inapropiados para ingerir a esa hora.
  • No tomes cafeína antes de ir a la cama. Esta sustancia es estimulante y es probable que te cueste más dormir.
  • Deberías dormir entre 7 y 10 horas del tirón. Los especialistas recomiendan ocho horas como el tiempo perfecto.
  • Evita cualquier aparato electrónico cerca de la cama. El móvil o el televisor consiguen que tu mente no desconecte y no se relaje como debería. Si tienes la costumbre de consultar o enviar algún email cuando ya estás acostado deberías saber que estás impidiendo que tu cerebro desconecte y se relaje para descansar mejor.
  • No realices ejercicio físico antes de acostarte. Tu cuerpo se activará y le costará más descansar bien. Los niveles de energía aumentarán y te costará más conciliar el sueño.
  • Descansa en un entorno apropiado. Intenta que la habitación donde duermas sea oscura y no esté rodeada de posible ruido como por ejemplo el tic tac del reloj. Ten en cuenta que la luz actúa como estimulante para el cerebro.
  • Utiliza el colchón y la almohada perfecta. El colchón tiene una vida y a veces no lo jubilamos cuando nos está haciendo daño a nuestro cuerpo. La almohada ideal tiene que cubrir el hueco que se forma entre el colchón y el hombro.

Por lo tanto, hay que evitar cometer errores en nuestra rutina de noche. El sueño es más valioso de lo pensamos y debemos adoptar buenos hábitos para descansar bien.