Imagina una comunidad de vecinos cualquiera. Diferentes casas, diferentes familias, diferentes vidas. Todos distintos, pero con una preocupación común: que sus viviendas estén seguras.

shutterstock_213535114

Ahora imagina que ocurre una inundación como consecuencia de una gran tormenta, algo totalmente inesperado y ajeno a la voluntad de los inquilinos. Esta inundación afecta a la estructura del edificio, que, quizás, ya está un poco antigua. Quizás, daña el ascensor, imprescindible en una comunidad en la que puede haber más de cuatro plantas, y una zona como puede ser la portería o el cuarto donde están instaladas las calderas.

Imagina que, por casualidad, todos estos daños son irreparables. La tormenta ha sacudido tan fuerte que el edificio, recuerda, ya muy antiguo, no es capaz de soportar más. Las autoridades dicen que, por seguridad, es inevitable el desalojo definitivo de todos los habitantes y, aún más importante, la demolición completa del edificio, a fin de que ninguna persona salga herida.

Con todo ello, pregúntate: ¿qué harías si esto pasase? En el mejor de los casos, ¿cómo cubriría la comunidad los daños de las zonas comunes? ¿Con una derrama que nadie esperaba? ¿Con dinero que no todas las familias podrían tener? Y, en el peor de los casos, ¿qué harías si, de repente, descubres que ya no tienes un sitio donde vivir?

Toda esta tragedia se reduciría a un hipotético caso, sin pies ni cabeza, si tu comunidad de vecinos cuenta con la Garantía de Derrumbe Accidental en el seguro, pues cubre todos los daños materiales y directos que sufran los bienes asegurados -en caso de accidente-, así como en caso de derrumbe, con los consiguientes desalojo y demolición del edificio.

En santalucía, sabemos que mantener en orden una comunidad de vecinos puede ser una tarea ardua, y todo lo que podamos hacer para contribuir a la paz del edificio siempre será bien recibido. Por eso, incluimos esta Garantía de Derrumbe Accidental en nuestro Seguro de Comunidades iPlus. Porque no queremos que te veas a obligado a decir eso de “aquí no hay quien viva”.