Vivimos en una era en la que prácticamente todo el mundo tiene acceso a la red sin moverse de casa. Podemos acceder a la información de seguros online, incluso a través del móvil, de una manera sencilla…pero no siempre segura ya que es muy fácil cometer errores muy comunes en la contratación de un seguro.

Advisor meeting with a customer in his office, he is explaining a contract document and policy to the woman sitting at his desk

Echa un ojo a estos consejos para prevenir errores:

  • No es aconsejable decidir en función de las ofertas y pólizas mensuales. Cuando tu salud o tu vida está en juego, deberías considerar la cobertura del seguro en primer lugar. Es evidente que el dinero es importante para todos, pero muchas veces lo barato sale caro.
  • Ten cuidado con la inexactitud del riesgo. Cuando la redacción de algún punto de la póliza es ambigua podemos tener problemas a la hora del cobro de la indemnización del capital arriesgado. En la legislación reguladora de los seguros (Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro) se establece cómo se debe corregir una inexactitud entre lo declarado al contratar el seguro y la realidad comprobada después de lo ocurrido.
  • No escatimes en dinero, pero tampoco en tiempo. Compara diferentes tipos de pólizas. No todos los seguros son iguales aunque a simple vista lo parezcan. No dudes en leer la letra pequeña. La seguridad de tu vida, salud o patrimonio ¿no se merece que le dediques este tiempo? Seguro que sí.
  • Debes revisar las condiciones de tu seguro de vida o de accidentes cada dos o tres años. Es probable que tu póliza se haya quedado obsoleta.
  • Actualiza a los beneficiarios. Por ejemplo, el nacimiento de un hijo puede hacer que esta condición varíe.
  • Nunca mientas aunque te parezca un dato insignificante cuando vas a contratar un seguro. Te conviene que facilites la información veraz. Asesórate bien y fíate de los profesionales. Esto te evitará problemas posteriores.

En santalucia te ayudamos a encontrar un seguro que se ajuste a tus necesidades y condiciones de vida porque no todos las personas somos iguales, y nuestras necesidades tampoco.