¿Has pensado alguna vez cómo debes actuar si en tu domicilio se produce una fuga de gas? Este es un tema muy serio del que como bien dice el refrán ‘hombre precavido vale por dos’, así que antes de explicarte los pasos que debes seguir si se produce una fuga, queremos comentarte qué hacer para prevenir este tipo de accidentes.

Lo importante es anticiparte al problema y para ello lo mejor es que seas meticuloso con las revisiones periódicas de técnicos especializados para controlar que todo esté en orden, este es un punto esencial, por no decir el más importante. Las revisiones se deben realizar al menos una vez al año por una empresa especializada.

Otra medida por la que puedes optar, para proteger tu hogar y a tu familia, es instalar una alarma de monóxido de carbono en tu domicilio. Se instalan fácilmente en tu domicilio y te avisan cuando haya un escape de gas.

Si no realizas un mantenimiento adecuado las consecuencias pueden ser desde un incendio, la asfixia por inhalación o una explosión.

A continuación, vamos a explicarte paso a paso qué hacer si tiene lugar un escape de gas en tu domicilio:

1. En el primer momento que percibas ese olor tan característico del gas, cierra las llaves de paso y la general. La fuga de gas se puede deber desde un escape hasta que se haya apagado la llama, pero el gas siga abierto y saliendo.

2. Mantén la calma. Es importante que actúes de una manera racional y sin alarmar a los demás.

3. Haz que todas las personas salgan de la vivienda por precaución.

4. Abre las ventanas para ventilar la zona. Es importante que sepas que el gas butano y el propano son más pesados que el aire por lo que se acumularán en las zonas bajas de la vivienda. En cambio, si es gas natural al pesar menos se concentrará en las zonas altas de la vivienda.

5. Es importante que no enciendas ningún aparato o interruptor que pueda provocar una chispa.

6. Tampoco utilices el teléfono móvil en el interior de la habitación dónde se haya producido el escape.

7. Llama al servicio técnico para que revisen el problema y si la fuga ha sido considerable por precaución deberías llamar a los bomberos para que se realice una inspección a fondo.

Así que recuerda hacer un mantenimiento y uso adecuado de las instalaciones para no tener que preocuparte de las posibles consecuencias de un escape de gas . Como bien decíamos al comienzo de este post: ‘más vale prevenir que curar’.