¿A quién no se le ha presentado una situación complicada en su día a día en la que haya necesitado protección jurídica?

shutterstock_335237585

Seguramente, alguna vez has encontrado en el buzón una multa de tráfico con la que no estás de acuerdo y te gustaría recurrirla…pero el hecho de tener que buscar cómo hacerlo y la pérdida de tiempo que suponen las gestiones administrativas te han hecho pagarla y, probablemente, de manera injusta.

También imagina que un mecánico te quiere cobrar el arreglo de tu coche con el que no estás de acuerdo, incluso, quiere recibir dinero ese albañil que te ha hecho en casa una auténtica chapuza, o has ido a recoger tu vestido favorito nuevo a la tintorería y te lo has encontrado como si tuviera diez años, o después de “pegarte una paliza” recogiendo todos tus enseres para esa agotadora mudanza, te han roto varias de tus cosas…

Un problema con tu contrato de arrendamiento o con tu contrato de alquiler también puede suponer un conflicto en tu rutina, como lo puede ser cualquier duda relacionada con tu trabajo, bien sea por cualquier duda del convenio colectivo o cualquier miedo al despido o a la aplicación de un Expediente de Regulación de Empleo. Es necesario que tus dudas encuentren una respuesta rápida y efectiva.

En otras ocasiones seguramente, no has quedado conforme en algún establecimiento por el trato recibido, o no has recibido el mismo pedido que habías reservado…tantas y tantas cosas que te pueden suceder en la rutina diaria.

¿Qué hacemos entonces? ¿por dónde empezamos?

Muchas veces no tenemos referencia de ningún profesional que nos permita desenmascarar la situación y corremos el riesgo de perder tiempo muy valioso sin encontrar resultados óptimos.

En santalucía hemos pensado en ti y en todo esto y ponemos a tu disposición la garantía opcional de protección jurídica integral -mediante los servicios de un equipo de profesionales dispuestos a darle solución a tus problemas- dentro de nuestros seguros de Asistencia – Decesos. Solamente con tener un dispositivo móvil puedes empezar a resolver el asunto que tanto te preocupa. Con una simple llamada de teléfono encontrarás la solución. Un seguro jurídico nunca, nunca viene mal.