Estamos en el trabajo, inmersos en nuestra tarea cotidiana, concentrados en lo que toca en ese momento y de repente suena el teléfono. El vecino de abajo nos llama porque tiene las cataratas del Niágara en medio de su salón y sospecha, porque él es así de sagaz, un verdadero detective, que puede ser porque hay una avería de fontanería en tu piso que, casualmente, está justo encima del suyo. En ese momento toda tu vida pasa ante tus ojos. Hace unos meses que venció tu seguro de hogar y aún estás buscando otra compañía para contratar otro porque no estás muy contento con el anterior. Sabes que esta broma del vecino te va a salir por un pico. Vaya pesadilla, ¿verdad? Pues abre los ojos, despierta, y antes de que esto pase en realidad, contrata tu seguro cuanto antes.

shutterstock_112692424

Sé que necesito un seguro, pero no tengo tiempo para ir a una oficina

El ejemplo anterior se puede sustituir por cualquier situación cotidiana en la que tengamos que responder ante un problema de cualquier tipo: un accidente, un problema de salud, una pensión que finalmente es escasa para sobrevivir… Lo primero, por tanto, es localizar nuestras necesidades, qué seguro necesitamos según nuestro estilo de vida. Quizá necesitamos varios, por ejemplo, si somos cazadores y tenemos una casa en propiedad, o uno que englobe ayudas para los problemas que son más probables que se nos presenten por nuestro trabajo o modo de vivir.

Una vez decidido qué seguro nos conviene, el problema se puede presentar por la falta de tiempo. Ir a una oficina, que un profesional nos atienda, rellenar el papeleo… En santalucía queremos facilitarte las cosas lo máximo posible porque sabemos que tu tiempo es valioso para ti. Ahora tienes la opción de informarte de nuestro catálogo de pólizas y coberturas desde tu ordenador.

santalucia te ofrece un amplio abanico pensado para cubrir las necesidades de todo tipo de persona y situaciones. Simplemente hay que elegir el seguro que nos conviene e informarnos sobre sus coberturas y precios. Hay que tener en cuenta que muchos seguros, por muy baratos que puedan resultaros ser gracias a los precios que intentamos establecer para que todo el mundo pueda acceder a ellos, cubren todas las necesidades para los que están pensados.

Ya he localizado mi seguro, pero, ¿y si tengo alguna duda?

Una vez localizado el seguro que queremos dentro de nuestra página (vida, hogar, decesos, mascotas…) solo hay que entrar en ese apartado y estudiar las distintas opciones que ofrecemos dentro de un mismo sector. Por ejemplo, entre los seguros de Hogar encontramos para particulares y comunidades. En los destacados de Salud encontramos los especiales para profesionales, dentales, con copago, sin copago…

Cuando “pinchamos” en el seguro elegido, se despliega en nuestra pantalla una página en la que procuramos detallar toda la información posible sobre las coberturas, las modalidades de contratación, etc. Si aun así seguimos teniendo dudas, hay varias opciones:

  • Ponerse en contacto con nosotros a través del botón “Solicitar información” y elegir el método por el que prefieres que nos pongamos en contacto contigo, mail o teléfono, y horarios para hacerlo.
  • A la derecha de la pantalla encontramos una pantalla en la que hay un apartado denominado “Preguntas frecuentes” en el que seguro que se encuentran las respuestas a muchas de tus dudas. También puedes escribir tu duda directamente en la lupa que lleva al buscador, en la parte superior de la pantalla.
  • No dejes de visitar el epígrafe “Condiciones Generales” en el que podrás leer detalladamente todos los detalles de la contratación de tu póliza.

Una vez todo claro y decidido, ¿cuál es el siguiente paso?

Ya está todo decidido, ahora sólo queda acudir a la opción de la calculadora que aparecerá en un recuadro naranja en aquellos seguros que puedas contratar on-line. Cuando entremos a su menú veremos que nos pedirán una serie de datos según la póliza que estemos estudiando y finalmente ofrecerá un presupuesto para la contratación y la posibilidad de realizar esta misma en ese momento, imprimir el presupuesto o enviarlo por mail para estudiarlo con detenimiento.

Toda la información y servicios al alcance de un click de ratón. Nunca contratar un seguro fue más sencillo. Ya no hay excusas para estar protegido ante cualquier eventualidad de la vida.