Al cabo del día pasamos muchas horas en nuestro lugar de trabajo, esto hace que sea de suma importancia que prestemos mucha atención a la seguridad laboral. Desde la posición en el escritorio, cómo levantar un bulto pesado, los descansos, la correcta temperatura… todo ello forma parte de la prevención de riesgos laborales y debemos tenerla muy en cuenta.

¿Qué incluye la prevención de riesgos laborales?

Por un lado, tenemos la seguridad en el trabajo, entendiendo esta como el conjunto de técnicas y procedimientos que tienen por objeto evitar, minimizar o eliminar los riesgos que pueden conducir a la materialización de accidentes en el trabajo, es decir, evitar lesiones y los efectos agudos producidos por los agentes o productos peligrosos.

También está la higiene industrial que previene la aparición de enfermedades profesionales mediante la medición básica que determina si son necesarios otros estudios específicos de otros factores (ruido, vibraciones, disolventes…).

La ergonomía es también uno de los puntos clave de la prevención de riesgos laborales. A través de ella se busca adaptar el puesto de trabajo y las condiciones del mismo a la persona, analizando las capacidades de cada una y los sistemas ambientales.

No nos podemos olvidar de la medicina del trabajo que trabaja para la detección temprana de daños a la salud derivados del trabajo y así disminuir las consecuencias del problema. Para prevenir y detectar estos daños se realizan reconocimientos a cada trabajador en función de los riesgos del puesto y las condiciones de cada persona.

¿Cómo se mejora la seguridad laboral?

Uno de los aspectos clave para prevenir los accidentes en el entorno laboral es la formación del trabajador. Esta se debe impartir cuando un trabajador nuevo se incorpora a su puesto de trabajo o cuando haya un cambio de tareas, ya que este debe conocer los riesgos de su puesto y de qué manera evitarlos. Para identificar los riesgos del puesto de trabajo es importante que se sepa encontrar el problema, este puede ser desde una herramienta en mal estado a un área de mantenimiento sin la debida señalización.

Otro punto para mejorar la seguridad laboral es contar con un equipo de protección individual específico (EPI) que el empresario está obligado a proporcionar y el trabajador debe reclamar para poder realizar correctamente sus funciones.

También tendríamos que recalcar otro aspecto como la supervisión de las tareas de los trabajadores. Comprobar que se realizan correctamente y que se respetan los protocolos de seguridad.

Por último, pero no por ello menos importante está el conocer las normativas vigentes. Actualmente la ley que regula la prevención de riesgos laborales es la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. Según esta ley los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo y es el empresario el responsable de garantizar dicha protección y proporcionar las medidas y equipos necesarios, así como la formación a sus trabajadores.

A partir de ahora no te olvides de la importancia de la seguridad laboral en tu puesto de trabajo. Cuidar de tu salud es cuidar de tu futuro.