¿Sabías que los españoles destinamos siete de cada diez euros a nuestros hijos? Aunque parezca mucho, más del 70% de la renta está destinada a los más pequeños. Y es que tener un hijo supone un gran esfuerzo económico, para los hombres el 65% de la renta y hasta un 81% para las mujeres. Un estudio concluye que cada hijo cuesta unos 10.000€ al año, es decir, unos 180.000€ hasta que alcance la mayoría de edad.

Además, cada vez se diluye más en el tiempo ese “salto” del que los jóvenes españoles no quieren oír ni hablar: la independencia. La media de edad en la que “abandonan el nido” es de 28,9 años. Así que atendiendo a este dato, el gasto que supondría para sus padres a lo largo de su vida podría alcanzar casi
290.000€. Casi nada…

iStock_000018367157_Full

Ana Pitart de 29 años está a punto de dar a luz a su primera hija. Nos cuenta lo siguiente: “no he calculado lo que me costará mi hija al año, pero antes de que nazca ya hemos gastado más de 2.000€ en lo que necesitamos para ella. Hemos estado ahorrando desde el momento en que supimos que íbamos a ser padres”.

Y es que aquellos que vayan a ser padres (o ya lo sean), van a tener que ahorrar. Parece  que un plan de ahorro puede ser la mejor opción. ¿Por qué? Es fácil y práctico: depositamos dinero y en el plazo de unos años el depósito genera rentabilidad. Es decir, recuperamos el dinero depositado y sus intereses (denominados rentabilidad). Cuanto mayor sea el plazo, más rentabilidad genera.

También hay opciones para que nuestros hijos empiecen a ahorrar desde que vienen al mundo. ¿Cómo? Con un plan de ahorro a su medida. Poco a poco irán acumulando ahorros y a medida que vayan creciendo, contaran con su propio capital. Así cuando alcancen la mayoría de edad lo tendrán más fácil para marcharse de casa.

¿Y tú también estás ahorrando para ser padre o madre? Te invitamos a que nos lo cuentes a través de nuestro blog.