Aunque, posiblemente, nos gustaría, no sabemos qué nos deparará el futuro ni cuál será nuestra situación cuando llegue. Por eso, porque “más vale prevenir que curar”, contratar un Plan de Pensiones es la elección correcta.

Plan de Pensiones

Plan de Pensiones: la solución a la incertidumbre

Hay un hecho innegable: el sistema de pensiones es insostenible. Si se mantiene el sistema actual, en el que las pensiones se pagan con lo que cotizan los trabajadores, llegará un punto en que lo recaudado por la Seguridad Social no sea suficiente. Las razones son, principalmente, dos:

  • Población envejecida. Esto se traduce en: mayor número de jubilados y menor número de personas que cotizan.
  • Paro. Las cifras muestran que, de cada cuatro españoles, uno no cuenta con empleo. Si una persona no trabaja, no cotiza.

Frente a estos hechos, se hace evidente la necesidad de contar con una alternativa: un Plan de Pensiones. Pero ¿por qué un Plan de Pensiones? ¿Qué atractivo presenta esta forma de ahorro? Analicemos la situación a partir de un ejemplo muy sencillo:

Imagina que soñamos con tener “X” en un futuro, y su coste es “Y”. Queremos tenerlo cueste lo que cueste, y es posible que, cuando llegue la jubilación, no tengamos el dinero suficiente para ello.

No suena muy bien eso, ¿verdad? Sin embargo, si contratamos un Plan de Pensiones desde que comienza nuestra etapa laboral, tendremos “toda una vida” para ahorrar. De esta forma, nos veremos menos presionados para alcanzar nuestro objetivo. Es más fácil ahorrar el dinero suficiente en, por ejemplo, 35 años, que en 10.

Los primeros años podremos realizar aportaciones bajas y, a medida que se acerque la jubilación, incrementaremos la cantidad. Estas aportaciones pueden ser periódicas (mensuales o trimestrales) –más recomendable- o anuales, adaptándose a nuestras necesidades.

Ahora bien, ¿podemos disponer de este dinero cuando lo deseemos? La respuesta es ambigua: sí y no. Por lo general, sólo podemos acceder a nuestro fondo al llegar a la jubilación, pero hay excepciones: incapacidad, fallecimiento, desempleo prolongado, desahucio o enfermedad grave. Además, desde 2015, se permite rescatar el dinero si han transcurrido un mínimo de diez años desde que hicimos la primera aportación.

Con todo, es importante contar con un Plan de Pensiones lo antes posible, y en santalucía somos conscientes de ello. Por ello, ofrecemos diferentes opciones, para que, cuando estés decidido, elijas lo mejor para ti.