Los animales de compañía, se convierten en parte de nuestra familia y consiguen que nos derritamos con sus miradas y gestos. Pero también dan más de un quebradero de cabeza y por ello es recomendable tener bien cubiertas las espaldas, las suyas y las nuestras, con un seguro específico para mascotas.

Mascota sana, mascota contenta, asegura su salud

La vitalidad de estos compañeros de vida no tiene límites. Perros y gatos parecen estar siempre dispuestos a correr, saltar, jugar, pedir mimos… Por eso, cuando les vemos pachuchos, tan decaídos que ni siquiera el pitido de su juguete favorito hace que salten y se animen, nos sentimos casi tan mal como ellos.

Es imposible conseguir que nuestra mascota esté siempre sana como una manzana, pero podemos intentar que enferme lo menos posible y que su vida (y de rebote la nuestra) sea lo más agradable posible. Bastaría con seguir esta mínima rutina de cuidados y precauciones:

  • Dieta equilibrada según su peso y raza
  • Visitas al veterinario respetando periodos de vacunación
  • Higiene: baños según recomendación de su veterinario, cepillado, cuidado de uñas, orejas y dentadura.
  • Ejercicio adecuado a la constitución del animal

En el momento en el que adoptemos o adquiramos al nuevo miembro de la familia, debemos asumir que tendremos, irremediablemente, unos gastos en asistencia sanitaria. Con un seguro adecuado a nuestra situación y a la del perro o gato, nos aseguraremos de que, en caso de enfermedad, pruebas, operaciones o fallecimiento, estaremos cubiertos en momentos tan delicados.

¡¿He sido yo?! Cobertura en juicios, demandas y accidentes

Siempre hay que tener en mente que un animal de compañía es un ser vivo y que, como tal, es imprevisible. Podemos tener bajo nuestro techo al perro más bueno y cariñoso del mundo o el gato más tranquilo y mimoso del universo, pero siempre hay riesgo de que sufran algún tipo de accidente en el que puedan salir malogrados ellos mismos, o en el que puedan incluir a otros, lo que podríamos llamar “daños a terceros”, ya sean animales o personas. Un seguro que incluya cobertura por accidentes y por responsabilidad civil, defensa y fianza es necesario para no llevarnos disgustos más allá de la propia situación. Tengamos siempre bien claro lo siguiente:

  • Los dueños son los responsables de todo lo que haga su mascota: provocar caídas con la correa, mordiscos, peleas con otros animales, destrucción de bienes materiales de terceros…
  • Contratar un seguro no implica relajarnos en la educación y cuidado de nuestros amigos, una mascota tiene que estar perfectamente educada y preparada para vivir en sociedad, pero sentirnos amparados ante los daños que pueda ocasionar a terceros o a bienes ajenos, siempre es un plus de tranquilidad.

Robo o extravío

Todo dueño de un animal doméstico siente miedo en algún momento a que ese miembro tan importante de la familia se pierda en un paseo, se asuste con un ruido fuerte y salga corriendo, o que algún amigo de lo ajeno se lo lleve en un momento de despiste. Estos pasos pueden servirnos para proteger a nuestras mascotas:

  • Identificarlo con microchip. Tampoco está de más ponerle una chapa identificativa con su nombre y teléfono del dueño.
  • Censarlo en el lugar de residencia habitual y mantener los datos actualizados en caso de mudanza
  • Prestar atención y tomar todo tipo de precauciones: no pasear a los perros sin correa por lugares no habilitados para ello, no atarles a postes o farolas mientras se “hacen recados”, mantener ventanas y puertas cerradas si el animal tiene tendencia a salir…

En caso de que no podamos evitarlo y ocurra, el tener un seguro que cubra la campaña de búsqueda y nos ayude en todo momento, es un alivio en todos los sentidos.

Adquirir una mascota conlleva una gran responsabilidad, desde el momento en que entra por la puerta de la casa hasta el duro trance de su fallecimiento. Cualquier ayuda es poca para llevar los años de convivencia de la manera más agradable y segura. santalucía, en su empeño por proteger lo que más queremos, ofrece su Seguro de Mascotas, con todas las garantías básicas para que nosotros solo tengamos que preocuparnos de disfrutar de nuestro animal, quererle, mimarle y disfrutar de todo lo bueno que ofrecen a nuestras vidas.

Post anterior Racionales, emocionales o prácticos. ¿Cómo somos?
Siguiente post Consecuencias del fracaso escolar de tus hijos

Contenidos recomendados

accidente

Qué hacer y qué no en un accidente de tráfico

Se acerca la Navidad y durante estas fechas los desplazamientos en coche se duplican.

Estafas en Internet

Cómo detectar estafas en la red y en la compra online

Desde que Internet y las redes sociales han llegado a nuestras vidas, está claro que han cambiado por completo nuestra forma de comunicarnos, de informarnos e incluso de hacer nuestras compras.

Juguetes educativos

Beneficios de los juguetes educativos y ecológicos

A medida que se acercan las fechas navideñas, llegan las dudas sobre qué juguetes regalarles a nuestros hijos, sobre todo cuando son muy pequeños.

Ver más contenidos

Síguenos también en nuestras Redes Sociales

la política de privacidad


Place your text here


Acepto la política de privacidad