Todos soñamos con tener la casa de nuestra vida, que todo sea perfecto y vivamos cada día sin ningún tipo de problema. Sin embargo, en muchas ocasiones, nos encontramos con obstáculos en nuestro hogar que escapan de nuestro control y de los que no siempre somos conscientes.

shutterstock_132145154

¿Sabías que, de media, cada 10 segundos se produce una gotera en España? Es la consecuencia del accidente más habitual: dejar los grifos abiertos o que estos se rompan, y supone casi el 35% de los siniestros en los hogares, según Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA). Este accidente se magnifica cuando afecta a otros y los gastos deben correr a nuestra cuenta.

Otro gran problema en las casas, no por su alcance, sino por su frecuencia, es la rotura de cristales. ¿Cuántas veces se nos ha roto una ventana a causa de los fuertes vientos o se nos ha caído un espejo y hemos pensado en los gastos que vienen por delante (compra, colocación, montaje…)?

Para los más despistados, el extravío de llaves y el hurto de documentos tan importantes como la tarjeta de crédito y el DNI pueden suponer un auténtico quebradero de cabeza. No tener estos documentos, así como la pérdida de dinero, tanto en la renovación como en el posible caso de uso fraudulento de las tarjetas, hacen de esta situación un verdadero problema.

También son de especial relevancia los incendios, los daños por corrientes eléctricas anormales o cortocircuitos, la colisión de vehículos o los actos de vandalismo; siniestros más que frecuentes y a los que no siempre sabemos ponerle solución inmediata.

Todos estos imprevistos, que, en un principio, parecen imposibles, se convertirían en una simple molestia con un seguro que haga frente a cada una de las necesidades surgidas a raíz del siniestro, sin importar su naturaleza ni relevancia, porque cada parte de tu vida cuenta.

En santalucía, ofrecemos el Seguro de Hogar iPlus, diseñado para cubrir todas y cada una de las necesidades que pueda tener el consumidor cuando menos se lo espere. Porque no existe mayor sensación de alivio que saber que, por muchas barreras que haya en el camino, al final, todo saldrá bien.