En el mercado disponemos de todo tipo de seguros para sentirnos protegidos en nuestras vidas privadas y laborales: de hogar, de salud, de vida… pero hay alguno que quizá todavía sea un poco desconocido pero que aparece con fuerza y es igual de necesario que el resto de los que contratamos de manera habitual, teniendo claro que van a ser nuestros “airbags” en caso de sufrir cualquier tipo de percance: los seguros de responsabilidad civil.

 

Blog_Responsabilidad_Civil

 

¿Qué es la responsabilidad civil de manera general?

Cuando hablamos de responsabilidad civil, nos referimos al acto de provocar daños a terceros por acción, omisión o negligencia. Estos perjuicios los podeos producir como persona física o jurídica, es decir, de manera privada o en el desarrollo de nuestra actividad profesional. Estas acciones pueden ser consideradas como delito y conllevar consecuencias penales, o tener consecuencias civiles cuando, sin ser delitos, la persona que ha causado el daño deba reparar la situación e indemnizar a la persona o personas que se han visto comprometidas por sus acciones.

El Código Civil tipifica la responsabilidad civil en sus artículos 1.902 y 1.903 y siguientes:

  • Art. 1.902: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia está obligado a reparar el daño causado”
  • Art. 1.903: “La obligación que impone el artículo anterior es exigible, no sólo por los actos y omisiones propios, sino por el de aquellas personas de quienes se responde”

Es decir, no sólo somos responsables de nuestros actos respecto a terceros, también de aquellos que están bajo nuestro cargo, como pueden ser hijos, mascotas, incapacitados que tutelemos y que vivan con nosotros… Incluso a nivel empresarial, somos responsables de los comportamientos de nuestros empleados, subcontratas, etc.

 

¿Por qué contratar un seguro de responsabilidad civil?

Por mucha cautela que tengamos, nunca sabemos cuando podemos vernos en situaciones inesperadas que nos obliguen a responder de nuestras decisiones o de las de aquellos que dependan de nosotros. Un seguro de responsabilidad civil nos cubre a la hora de realizar el pago de reclamaciones e indemnizaciones para que nuestro patrimonio no se vea comprometido en ningún momento.

Contratando los Seguros de Responsabilidad Civil de santalucía, consigues que nosotros respondamos por ti. Para protegerte en caso de indemnización o reclamación, ofrecemos los siguientes servicios:

  • Pagamos a los perjudicados las indemnizaciones que corresponden por daños y perjuicios.
  • Te aseguramos tu defensa jurídica y tu representación judicial, haciéndonos cargo de las costas y los gastos judiciales.
  • Tu bolsillo se resentirá lo menos posible ya que nosotros asumimos las posibles fianzas que te impongan judicialmente.

Otra posibilidad es que tú seas el perjudicado por la actuación o negligencia de algún tipo de profesional o persona física. En ese caso, nosotros nos encargaremos de todo reclamando al causante de los problemas que te haya podido ocasionar. Nadie está libre de cometer un error y, tanto de manera moral como por ley, debe repararlo. Contratar uno de nuestros Seguros de Responsabilidad Civil hará que estemos más relajados sabiendo que nuestra economía está protegida ante posibles circunstancias que pueden escaparse de nuestras manos.