Para muchas actividades y situaciones existe un seguro que se ajusta perfectamente a tus necesidades. Por ejemplo, para los aficionados a la caza, tenemos un seguro específico, ya que somos conscientes de las particularidades de esta actividad.

Hoy queremos hacer hincapié en este seguro y contarte alguna de esas particularidades. ¿Comenzamos?

¿Por qué tener un seguro de caza?

Todas las personas que se dediquen a esta actividad conocerán la importancia de tener un seguro que se haga responsable de los posibles daños que puedan surgir en su práctica.

Por una parte, todos los que practiquen la caza sabrán que es obligatorio contar con un Seguro de Responsabilidad Civil. Lo bueno del seguro de cazador es que une las coberturas de la Responsabilidad Civil con una serie de garantías que cubren las reclamaciones por daños. Si por ejemplo se produjese algún tipo de daño durante el desarrollo de la actividad, con el seguro de caza se podría reclamar en tu nombre.

Además de las coberturas básicas citadas arriba, el seguro de cazador cuenta con tres garantías que a todo cazador le gustaría tener:

Se asegura el arma que se utiliza durante la actividad.

Se aseguran los perros con los que compartes la jornada de caza. Para que los perros puedan estar asegurados tienen que cumplir con dos requisitos. El primero de ellos es que sean perros adiestrados para cazar y el segundo, que tengan una edad comprendida entre los dos y los diez años.

Cobertura de accidentes personales.

Con este seguro, también estaría cubierto el supuesto de que si en una partida de caza se causan daños y no se sabe quién es el autor, los Aseguradores de los miembros de dicha partida responderán de manera solidaria.

Como ves, el seguro de cazador posee una amplia gama de coberturas muy necesarias para los que desarrollan esta actividad. Te invitamos a que visites nuestra web para más información sobre este y otros seguros.