Terapias con animales

La Terapia Asistida con Animales, TAA, se basa en utilizar animales para realizar intervenciones en los ámbitos de la salud, la educación y lo social, junto a un equipo multidisciplinar de profesionales que irán marcando unos objetivos y evaluarán las intervenciones.

Se llevan utilizando animales para ayudar a las personas en diferentes ámbitos desde el S. XVIII. Hoy en día, los animales más utilizados para este tipo de terapias son los perros, gatos, caballos y delfines.

Terapias con perros

Las terapias con perros ayudan a disminuir el estrés, mejoran la capacidad de atención, la coordinación, las destrezas motoras, la autoestima y ejercitan la memoria, entre otros beneficios. Para los niños, es muy satisfactorio contar con mascotas en edades tempranas, como ya te comentamos anteriormente en el blog.

Este tipo de prácticas se realizan con pacientes que presentan enfermedades muy dispares entre sí. Desde enfermos de Alzheimer, pasando por niños con autismo hasta personas con depresión. Todos ellos pueden beneficiarse de las ventajas de este tipo de terapias.

Terapias con delfines

Las terapias con delfines son las más utilizadas para personas con discapacidad intelectual, aunque también se utilizan para pacientes con problemas del sistema nervioso o del sistema motor.

El contacto con estos animales disminuye el estrés, mejora el interés por querer relacionarse con el entorno, aporta más seguridad en uno mismo y mejora el autocontrol mental. Otra de sus ventajas es en el campo de la educación. Este tipo de terapias mejora el aprendizaje en pacientes con Síndrome de Down.

Terapias con caballos

Este tipo de terapias están dirigidas a un grupo muy amplio. Están recomendadas para personas con problemas de discapacidad psíquica, física o sensorial, también para personas con trastornos psicológicos, del lenguaje y para casos de inadaptación social.

Entre los beneficios que pueden presentar los pacientes de este tipo de terapias son una mejoría de la autoestima, la autoconfianza, la memoria y la comunicación gestual. Además, también mejora el aparato motor y psicomotor.

Como ves, las terapias con animales ofrecen multitud de beneficios a las personas que las practican, tanto a nivel físico, como psíquico y social.

Etiquetas