En toda comunidad de vecinos, cada miembro tiene unas obligaciones que debe cumplir para que la vida en el edificio se desarrolle con total normalidad. Sin embargo, en ocasiones, hay propietarios que no pagan las cuotas mensuales y derramas por diferentes motivos (impagos puntuales, impagos por disconformidad, impagos por imposibilidad de pago puntual o impagos crónicos). En cualquier caso, éstas pueden dar lugar a un clima de tensión en las reuniones de comunidad.

question mark on a sticky note against grained wood

Ante esta situación, cabe preguntarse qué puede y debe hacer cada uno como miembro de la comunidad:

La vía amistosa

Es el primer paso a seguir antes de iniciar un proceso judicial. La comunidad debe ponerse en contacto con el vecino para informarle de las deudas que tiene con ésta. Los expertos aconsejan que se haga mediante carta para que, así, haya constancia de esta notificación y se pueda utilizar como prueba en caso de que se llegue a juicio.

El procedimiento monitorio

Es el proceso que debe llevarse a cabo en caso de que no funcione la vía amistosa. Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Convocar una junta de propietarios en la que se informe de la situación.
  2. La comunidad debe aprobar el importe que el vecino debe a la misma e informarle sobre este acuerdo.
  3. Si el vecino moroso no recibe la notificación, se debe mostrar este acuerdo en el tablón de anuncios de la comunidad durante, al menos, tres días.
  4. Cuando el acuerdo esté certificado con la firma del secretario y del presidente de la comunidad, se puede presentar el monitorio.
  5. Una vez presentado el monitorio, el juez exigirá en un plazo de 20 días una respuesta por parte del propietario afectado. Tras esto, se pueden dar dos supuestos:
  • El propietario paga su deuda.
  • El propietario no quiere pagar por no estar conforme. En este caso, el resto de vecinos pueden volver a reclamar mediante un proceso ordinario por razón de la cuantía (reclamación judicial).

 

En santalucía, sabemos que la vida en una comunidad de vecinos puede estar expuesta a toda clase de situaciones indeseadas. Por eso, ofrecemos nuestro Seguro de Comunidades iPlus, que, entre otras cosas, te ofrece una protección judicial integral, haciendo frente a la reclamación del pago de cuotas de comunidad, reclamación de daños o defensa penal. Porque nada vale más que una vida tranquila.